Urgente es la solidaridad

Comunicados

Montevideo, 5 de junio de 2020.

COMUNICADO N° 29
A TODAS LAS ASOCIACIONES

URGENTE ES LA SOLIDARIDAD

Versión definitiva en la Cámara de Senadores de la LUC

En una semana vence el plazo para la aprobación por parte de la cámara de senadores de la Ley de Urgente Consideración (LUC) que luego pasará a la cámara de diputados para su tratamiento. Si bien este órgano podría realizarse nuevas modificaciones, el proyecto sale del senado con varios puntos de acuerdo a la interna de la coalición de gobierno, lo que hace suponer que no se realizarán muchas más modificaciones al proyecto acordado. El tiempo también es un factor a tener en cuenta y por lo tanto no hay mucho margen para extender las negociaciones.

Si la LUC se aprobara hoy, tal y como está, mantendríamos varios de los reparos y objeciones que ya hemos mencionado, sin perjuicio de reconocer que hubieron algunos avances. Vamos a detallar los puntos en los cuales se mejoró la propuesta enviada por el Poder Ejecutivo y también aquellos en los cuales no se realizaron modificaciones, manteniendo por tanto una situación delicada para el futuro de la seguridad social.

Modificaciones favorables

De acuerdo a la versión final que surgió de la comisión del senado, en relación a los artículos sobre seguridad social se retiraron del proyecto dos temas. Por un lado, no se incluye el artículo que disponía modificaciones a la ley de cincuentones, por lo tanto, y por el momento, esa normativa no sufrirá modificaciones. Recordemos que se está cumpliendo la tercera y última etapa de asesoramiento a las personas comprendidas en la ley, que son aquellas personas que al día de hoy tengan entre 50 y 52 años de edad. Esta etapa finaliza en marzo del año 2021. La no inclusión de este artículo no solo representa un avance en cuando no establece cambios en mitad de un proceso, lo que hubiese conllevado a brindar diferentes oportunidades al mismo grupo de personas, lo que representa algo injusto. Pero además, evitará otorgar un beneficio especial a las AFAPS en detrimento de una pérdida de recursos para el BPS. De esta forma, quienes se quieran desafilar del sistema mixto, deberán hacerlo en los plazos y condiciones fijadas y, en caso de seguir trabajando y desear desafilarse, sus aportes ingresarían exclusivamente a BPS.

Otro artículo que se retiró, con relación al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, es el referido a la compatibilidad de la jubilación con el trabajo. Este aspecto no quiere decir que no se vaya a aprobar en un futuro, pero al menos se retiró del marco de la ley de urgente consideración. No solo representaba una inconsistencia con el hecho de estar convocando una comisión de expertos para pensar que cambios deben formularse en la seguridad social, sino que además carecía de todo tipo de fundamento o estimación del alcance que tendría esta medida. Es evidente que es una propuesta que debe analizarse desde varios
ángulos, razón por demás suficiente para que cuente con un respaldo técnico en la proyección de sus efectos. No es de descartar que la comisión de expertos retome la propuesta.

Aspectos que no se modifican.

Elecciones de representantes sociales en el directorio de BPS. No se realizaron modificaciones a este artículo así como tampoco se presentaron justificaciones o argumentos por los cuales se debería mantener este artículo. Como hemos expresado anteriormente, creemos que es un retroceso en materia de representatividad, y que no tiene otro objetivo que no sea el de fragmentar el movimiento social, atacando la representatividad en supuesta defensa de una mayor apertura o pluralidad. Como hemos dicho, las organizaciones sociales que participamos de las elecciones para directores del BPS, son plurales y diversas. No hace falta que el legislador resguarde la diversidad que es parte constitutiva de su existencia. Sí entendemos necesario que resguarde a estas organizaciones sociales y gremiales del oportunismo de quienes, intentan desembarcar de la noche a la mañana, sin estructura, sin trabajo de fondo y sin más argumentos que objetivos políticos partidarios, y una bonita y engañosa campaña unos meses antes de las elecciones.

Otro elemento que no se modifica sustancialmente es el que refiere a la creación de una comisión de expertos. Si bien, en rigor, se incluye la posibilidad de que la comisión este compuesta por representantes de organizaciones sociales, no sabemos de qué forma se terminará consolidando todo esto. Reconocemos como un avance el hecho de que se haya incluido en la redacción del artículo la necesidad de que la comisión represente la pluralidad de visiones que existen en torno a este tema. Sin embargo, esto dista mucho de un verdadero diálogo nacional en seguridad social como estamos proponiendo desde hace meses los jubilados y pensionistas.

Tampoco se modifica la discrecionalidad del poder ejecutivo a la hora de designar los integrantes de la comisión, por lo que en ese sentido sería una comisión que virtualmente funcionaria alineada a los objetivos del poder ejecutivo en materia de seguridad social. Incluso con participación social, el poder ejecutivo se asegura las mayorías necesarias.

A esto debe sumarse los plazos «exprés» que se fijan para abordar el diagnóstico y las recomendaciones que deba formular la comisión, acelerando un proceso de discusión que debe ser amplio y minucioso, dadas las implicancias que tendría una reforma global de la seguridad social. Si una cosa dejó como ejemplo el tratamiento de la LUC en el senado, es lo inconveniente de tratar proyectos tan amplios en períodos de tiempo tan acotados. ¿Es
suficiente tres meses de tiempo para abordar una reforma que debe incluir a BPS, las cajas Policial y Militar, las cajas paraestatales y las AFAPS? Creemos que claramente no
lo es. Abordar los temas a la ligera o dejar temas por fuera, centrando exclusivamente el debate en BPS, no traería otros resultados que los ya conocidos cuando se aprobó la ley 16713, un perjuicio para el sistema solidario y como contracara de ello beneficios extraordinarios para las AFAPS, el sector financiero y las cajas policial y militar.

En resumen, si bien algunos cambios son bienvenidos, mantenemos grandes y profundas diferencias con los artículos que aún están incorporados en la LUC en relación a la Seguridad Social. Entendemos que avanzar por este camino es un peligro para el sistema solidario y de reparto, y para muchos de los derechos que hemos conquistado los trabajadores, jubilados y pensionistas en los últimos años. Será momento de estar muy alerta siguiendo los pasos que se den una vez constituida la comisión de expertos.

Por nuestra parte, seguiremos informando y dando batalla, por mejorar la calidad de vida de todos los jubilados y pensionistas del país, en defensa de una Seguridad Social solidaria y justa, que represente el verdadero espíritu de un Derecho Humano fundamental como sin dudas lo es.

 

Sixto Amaro